Mi sueño es que todos tengamos agua segura ~ Weimer



La solución para tener agua segura en zonas rurales o comunidades sin acceso a agua potable.

Según los criterios de la Organización Mundial de la Salud que buscan lograr un impacto positivo en la salud de las personas mediante la elección e implementación de las tecnologías adecuadas de tratamiento doméstico de agua en el punto de uso, LifeStraw® con su tecnología de membrana, se encuentra clasificada en el nivel de Alta Protección en la salud.



sábado, 12 de diciembre de 2015

Mi sueño es que todos tengamos agua segura

La Nación | Diciembre 2015

Nicolás Wertheimer tiene 27 años, es médico y uno de los fundadores de Weimer, empresa que busca llevar filtros microbiológicos a las comunidades más postergadas.



Nicolás Wertheimer eligió la carrera de medicina motivado por un sueño ambicioso: cambiar el mundo. Inquieto, curioso y con gran dedicación para el estudio, alcanzó un promedio destacado, y completó su formación en la Universidad Austral con viajes al Instituto Karolinska de Suecia, y a la Universidad de Pennsylvania, en Estados Unidos, dos instituciones médicas de prestigio internacional. "Cuando terminé la carrera, decidí hacer la residencia en clínica médica, porque era una especialidad muy amplia, que daba herramientas para abarcar totalidades: quería lograr un cambio y que fuese a lo grande", admite con una sonrisa Nicolás, que hoy tiene 27 años. Sin embargo, en el hospital de la provincia de Buenos Aires donde pasaba casi todos sus días, empezó a sentirse frustrado. "Estaba en el lugar que había elegido, aprendiendo lo que me gustaba y me iba muy bien. Pero no estaba recorriendo el camino hacia el cambio que tenía ganas de hacer", cuenta. "Pensaba: hay personas que están haciendo cosas para salvar millones de vidas. Y yo me sentía limitado". Recuerda muy bien la noche de 2014 en que, tras una guardia interminable y con poquísimas horas de sueño, llegó a su casa en Núñez y buscó en Internet: "las diez cosas que están cambiando el mundo. En el Google, fui a las imágenes: una de las fotos mostraba a unas personas en África, tomando agua de un charco negro con un filtro en forma de tubito", dice. "Me remontó directamente a las enfermedades transmitidas por el agua sin tratar, que son la segunda causa de muerte infantil en el mundo. Pensé en las parasitosis y las deshidrataciones que acaban con tantas vidas en Argentina, que podrían prevenirse: en la provincia de Buenos Aires, el 50% de las personas no tienen acceso a agua de red. Ese tubito, era un filtro lifeStraw". los filtros microbiológicos lifeStraw son de origen suizo, y permiten acceder a agua segura utilizando la fuerza de la gravedad, mediante un mecanismo sencillo y de fácil uso. Cumplen con los más altos estándares que establece la organización Mundial de la Salud (oMS) para el tratamiento del agua, eliminando las bacterias, virus y parásitos. No necesitan pilas, energía eléctrica, ni requieren repuestos o mantenimiento, y tienen una vida útil de aproximadamente tres años.

"Me puse a investigar y vi que en otros países estos filtros eran usados por organizaciones sociales como Médicos sin fronteras, World Vision, Save the Children o Caritas; implementándose en situaciones de catástrofes ambientales y en lugares donde la gente no tiene agua segura", cuenta Nicolás. "leí que tenían certificados de las mejores universidades (algunas de las que yo conocía por haber viajado), más de una década de experiencia, y comprobada eficacia y eficiencia. Esa misma noche les mandé un mail".

Cuando recibió la respuesta, se puso un traje y le pidió a su padre que le prestara la oficina para tener una entrevista por Skype. "les presenté el proyecto, indicando la cantidad de gente sin acceso agua segura que hay en la Argentina, y contándoles sobre el trabajo de las organizaciones sociales en ese sentido: se mostraron muy interesados". Entusiasmado, se contactó con Julián Weich, quien hacía tiempo venía trabajando en temas vinculados: "le dije que estaba seguro de que su experiencia podía sumar mucho, y decidimos ir juntos para adelante con esta empresa de impacto social". Así nació Weimer, que representa y distribuye de forma exclusiva los productos LifeStraw en Argentina.

"Dejé el trabajo en el hospital. Sentí que debía aprovechar ese impulso y energía que tenía para administrarla en un proyecto que impactara directamente en algo así de grande y simple como llevar estos filtros a los lugares que más los necesitaban", sostiene. "El objetivo, era poner a esas poblaciones a salvo de enfermedades que podían producirles la muerte. Me dije: ésa va a ser mi residencia médica".

Sin embargo, admite que la decisión no fue fácil: "Mi familia, amigos y colegas me decían: ¡Vas a dejar la medicina, con lo bien que te está yendo! o es una etapa, ya se te va a ir el sueño. Pero yo les explicaba que esto se relacionaba de forma directa con mi profesión, y que era lo que estaba buscando". Mientras muestra los diferentes modelos de filtros (individual, familiar y comunitario), Nicolás explica que los mismos permiten obtener agua segura a partir de cualquier fuente contaminada dulce, sin hacer fuerza o requerir que se le agregue químicos o lavandina. "Sencillamente, hay que poner el agua con la que se cuenta (que puede ser de lluvia, río, arroyo o pozo, por ejemplo) en la parte de arriba; una vez que pasa por el filtro, se obtiene agua segura en la parte de abajo: le saca el color, el olor, el sabor, quedando sin los virus, bacterias o parásitos que causan la muerte de un niño cada 20 segundos en el mundo".

El primer objetivo de Weimer, fue tender puentes con organizaciones sociales que trabajan en la temática. "La primera experiencia fue con una agrupación de chicos de una escuela de Pergamino, que hacían trabajo social en Machagai, Chaco. Juntos, armamos un proyecto para que cerca de 100 familias tuviesen agua segura en la colonia qom La Matanza".

El trabajo no sólo consiste en llevar los filtros a las casas, escuelas, jardines de infantes, parroquias, entre otras instituciones; sino en capacitar sobre su uso y el tratamiento que, en general, debe tener el agua. "Con lo que cuesta aproximadamente un par de zapatillas, se puede permitir que una familia tenga durante tres años agua segura", dice Nicolás. "Ofrecemos este proyecto a empresas con responsabilidad social; a organizaciones sociales, que a través de donantes o eventos de recaudación consiguen los fondos; y a gobiernos, municipales y provinciales, que buscan solucionar la problemática del acceso al agua, ya sea porque se están haciendo obras de infraestructura que tardan bastante y los filtros ofrecen una solución temporal, o para implementarlos en zonas inhóspitas y de muy difícil acceso, donde son una respuesta permanente". Además, se proponen trabajar con organismos de rescate, para desarrollar campañas que puedan implementarse, por ejemplo, durante las inundaciones. "Estos filtros se han usado en situaciones de emergencia en todo el mundo, permitiendo llevar agua segura de una forma mucho más económica, práctica y duradera que, por ejemplo, transportando bidones".

En la actualidad, ya hay filtros LifeStraw en comunidades de Santiago del Estero, Salta, Misiones, Chaco, entre otras provincias. "Es muy importante concientizar que en nuestro país existe este problema, pero que hay soluciones. Mi sueño y mi meta es que en Argentina todos tengamos agua segura", dice Nicolás. Y concluye: "No sólo no me arrepiento de haber elegido este camino: ¡cada vez estoy más motivado! Cuando vamos a las comunidades y colocamos los filtros, la satisfacción va creciendo desde la primera gota transparente que cae. Después, tenés el vasito lleno y la cara de la gente que no lo puede creer; la sonrisa del nene; el abrazo de la mamá; la alegría de las maestras y los vecinos. ¿Cómo me voy a arrepentir?".

Sobre Weimer

Weimer S.A. se crea en 2014 por un equipo de especialistas en medicina e ingeniería, con experiencia local e intenacional, para representar y distribuir de forma exclusiva en Argentina productos LifeStraw® de Vestergaard, Suiza. Se trata de filtros microbiológicos accesibles y de muy fácil uso que permiten acceder a agua segura utilizando la fuerza de la gravedad.

Los productos están orientados a poblaciones en desventaja, situaciones de emergencia sanitaria y actividades al aire libre. Probada su eficacia, eficiencia y efectividad a nivel mundial con premios y destacados artículos en medios de renombre, más de dos billones de personas se han beneficiado con LifeStraw®.

 

© 2014. Todos los derechos reservados. Brandly